Conseguir una casa más inteligente es posible gracias a la domótica. Mediante este sistema podemos mejorar notablemente el ahorro energético, la accesibilidad, la seguridad, confort y comunicación.

ÍNDICE DE CONTENIDOS

¿De qué hablamos cuando decimos “domótica”?

Efectos y aplicaciones de la domótica

¿De qué hablamos cuando decimos “domótica”?

Todos hemos oído hablar de domótica como algo que tiene que ver con los hogares del futuro y la gestión a distancia de muchas tareas y funciones domésticas, desde poner en marcha la lavadora hasta encender la calefacción.

Iluminación, termostatos, cámaras, cerraduras y seguridad conforman solo un pequeño grupo de elementos que prometen el control de su hogar desde la pantalla de su teléfono móvil.

Pero esta promesa también puede ser una amenaza, sobre todo si la instalación es insuficiente o inadecuada, si la configuración no es la correcta o los dispositivos no son de buena calidad o no son los adecuados.

La Asociación Española de domótica e Inmótica dice que “Un sistema domótico es capaz de recoger información proveniente de unos sensores o entradas, procesarla y emitir órdenes a unos actuadores o salidas.”

El sistema puede acceder a redes exteriores de comunicación o información.” [1] Por lo tanto, las posibilidades de la domótica abarcan muchas áreas y a continuación vamos a mostrar sus aplicaciones.

Efectos y aplicaciones de la domótica

Comunicaciones

Las aplicaciones domóticas gestionan el intercambio de información. Este intercambio puede ser entre personas o entre personas y electrodomésticos, bien en el interior de la vivienda como desde el exterior.

En esto radica una de las características principales de esta tecnología, la que permite el control remoto de electrodomésticos, maquinaria o instalaciones desde un teléfono móvil o dispositivo similar.

Los protocolos de comunicaciones empleados en domótica, permiten poner en marcha el aire acondicionado o la calefacción, activar la lavadora.

Gestión de energía

La domótica facilita el ahorro energético. Iluminación, electrodomésticos, climatización, sistemas de riego, entre otros, pueden aprovechar mejor los recursos energéticos, pueden adaptarse a las tarifas más económicas.

Al mismo tiempo, el informe detallado de los consumos permite obtener una información muy útil para adaptar su funcionamiento a las tarifas más ventajosas.

En iluminación, la domótica puede adaptar la intensidad de la luz con arreglo a la variación de la luminosidad solar, del lugar de la casa o de la conveniencia de las personas.

También permite la regulación automática de persianas, cubiertas, toldos y cortinas para aprovechar al máximo la luz solar.

Como también controla automáticamente el encendido y apagado de todas las luces de la casa, evitando el olvido de apagar la luz al salir de una habitación. Igualmente, con las luces exteriores, las de jardín, patio o terraza.

En climatización, las aplicaciones de domótica permiten regular la temperatura, tanto de la calefacción como del aire acondicionado, a partir de las variaciones de temperatura externa, lo que supone un importante ahorro de energía.

Según un estudio del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) fechado en 2011[i], casi la mitad del consumo energético de los hogares españoles (47%) se emplea en calefacción.

Electrodomésticos. La domótica permite el control, la puesta en marcha y la desactivación de los electrodomésticos, detectar y gestionar su consumo en estado de “espera”.

Confortabilidad

El control de las actividades domésticas es el primer requisito para un hogar confortable, con su temperatura perfecta, la iluminación adecuada, los alimentos bien conservados y ese trago de agua fresca siempre al alcance de la mano. 

Si confort es comodidad, la domótica permite la gestión y el control de todas las funciones de todos los elementos que configuran un hogar, como abrir o cerrar una ventana, programar cuándo se encenderá la calefacción o se activará la lavadora.

Si dentro del confort incluimos el entretenimiento, la domótica también nos brinda la posibilidad de que al llegar a casa nos reciba esa música que tanto nos emociona, que la temperatura de su interior sea la que nos gusta y que la iluminación tenga la modulación deseada.

Accesibilidad

La domótica permite la gestión de las funciones domésticas a personas que presentan algún tipo de discapacidad, como la movilidad reducida o periodos de convalecencia. A una persona discapacitada, la domótica le facilita la vida cotidiana en la vivienda y la relación con las personas de su entorno.

Permite a los usuarios una mejor comunicación con familiares y amigos, con los servicios de teleasistencia o de ayuda domiciliaria. Ya existen teléfonos con vibración y sensores visuales, reconocimiento de voz y sistemas de marcación simplificada, dispositivos inalámbricos que permiten controlar equipos con pequeños movimientos de cabeza o movimientos oculares.

Naturalmente, el objetivo de toda esta tecnología es el control de todo el entorno doméstico de la persona con movilidad reducida, cierre y apertura de puertas y accesos, iluminación, dispositivos de comunicación y de ocio. Estas opciones mejoran notablemente la calidad de vida de las personas discapacitadas.

Seguridad

En este apartado la domótica ofrece una amplia variedad de registros en tres aspectos, la seguridad de personas y animales, la de los bienes y patrimonio y la de averías e incidencias.

En el primer aspecto cabe decir que las cámaras de vigilancia ya forman parte del pasado. La domótica se ha consolidado como el recurso más efectivo para la seguridad.

La domótica permite que distintas cámaras se conecten con un Smartphone, Tablet o dispositivo similar. Se puede gestionar por control remoto el video portero, simular presencia en la casa con el encendido de luces.

Ya existen sistemas habilitados para analizar las rutinas de una familia entera, lo que permite diferenciar entre lo frecuente y lo infrecuente y detectar así una intrusión.

Este mecanismo también se muestra eficaz para la protección del patrimonio, para prevenir o impedir el acceso a nuestra vivienda de intrusos y evitar robos. Pero no menos importantes son las soluciones en casos de averías. Escapes de agua e inundaciones, fugas de gas o incendios pueden ser rápidamente detectados para tomar las medidas oportunas en cada caso. En muchas ocasiones puede bastar con la activación o desactivación de funciones desde el propio Smartphone o Tablet.   


[1] http://www.cedom.es/sobre-domotica/que-es-domotica


[i] PROYECTO SECH-SPAHOUSEC Análisis del consumo energético del sector residencial en España INFORME FINAL. Julio 2011

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies