¿Qué pasa cuando aplicamos en nuestra oficina la filosofía taoísta del Feng Shui? ¿Pero qué es realmente el Feng Shui y cuáles son los puntos esenciales?

Índice de contenidos

  1. ¿Qué es el Feng Shui?
  2. Feng Shui en oficinas
  3. Los puntos esenciales del Feng Shui en oficinas

1.- ¿Qué es el Feng Shui?

El Feng Shui es un sistema de conocimiento que aplica la filosofía taoísta china a los espacios habitables. 

Según esta ciencia milenaria, la energía vital, a la que los taoístas llaman Chi, está en continuo movimiento y, aunque no se vea, no por ello deja de surtir sus efectos. Es como la radio, que la oímos, aunque no veamos las ondas que le dan voz.

El movimiento de Chi lo impregna todo y afecta a Feng (viento) y Shui (agua). El taoísmo sostiene que nuestro entorno, los espacios que habitamos, frecuentamos o transitamos, ejercen una influencia en nuestro organismo.

Feng y Shui, viento y agua, articulan la vida y su discurrir armonioso. De tal modo, el Feng-Shui es un método para detectar cómo fluye la energía Chi, y observar los puntos de bloqueo para favorecer su libre circulación y su armonía.

Cuando Chi circula sin elementos de bloqueo, ejerce una influencia beneficiosa en los espacios y en las personas que los habitan o circulan por ellos.

Feng y Shui están íntimamente relacionados con Yin y Yang, los principios femenino y masculino propios del taoísmo que expresan la dualidad presente en toda la creación; los pares opuestos: el blanco y el negro, el bien y el mal, lo positivo y lo negativo, lo masculino y lo femenino.

El Feng Shui, como otras visiones de la eficacia oriental, ha venido para quedarse. Hay quien piensa que son cuentos chinos; sin embargo, los resultados de la aplicación de esta sabiduría ancestral se siguen comprobando cada día.

El orden, la limpieza y una adecuada distribución de los puestos que configuran la actividad diaria, facilita las tareas, y mejora la eficiencia, positividad y equilibrio de los equipos de trabajo. Esto solo puede favorecer a las personas, su calidad de vida, su creatividad y, en definitiva, su productividad.

2.- Feng Shui en oficinas

Para muchas personas la oficina es su segundo hogar. Pasan muchas horas sentados a una mesa, se reúnen con otros miembros de la empresa, con clientes y proveedores. La productividad de estas personas está asociada a sus niveles de estrés, a su capacidad de concentración o a la creatividad que puedan desarrollar durante el tiempo que pasan en la oficina.

Disponer el espacio según los criterios del Feng Shui minimizan los factores que propician el estrés y que afectan a los profesionales que trabajan en la oficina y potencian los efectos positivos que revierten en serenidad, concentración y buen humor, lo que da lugar a una mayor productividad. Pero para ello, hay que dejar que el Chi fluya libremente.

3.- Los puntos esenciales del Feng Shui en oficinas

Limpieza y pulcritud

Pocas cosas nos consumen tanta energía como la suciedad que suele venir acompañada de desorden. La limpieza y la pulcritud facilitan el orden y evitan la acumulación de residuos en forma de polvo, objetos que ya no utilizamos y que tienen la capacidad de evocar una vaga carga emocional que parasita nuestra atención y entorpece nuestros movimientos.

La limpieza atañe a todos los elementos del entorno, no solo la mesa de trabajo, abarca el mobiliario y todos los objetos que contiene, cortinajes y luminarias.

Orden

Este aspecto es esencial en el Feng Shui. Los espacios despejados, con un ordenamiento inteligente y práctico de los objetos, útiles y herramientas necesarios para el desempeño de las tareas es un objetivo primario en la aplicación del Feng Shui en las oficinas. El orden también implica deshacerse de todos los objetos inútiles o prescindibles.

Luz solar

La luz del sol es un factor importante para la armoniosa circulación del Chi. También para la síntesis de la vitamina D, esencial para la mineralización de los huesos. La luz solar aporta beneficios que no hay que desaprovechar.

Plantas

Las plantas purifican el aire, producen oxígeno, mejoran la climatización y regulan la humedad. Ciertos estudios demuestran como los colores de las plantas facilitan los estados de equilibrio y serenidad y combaten el estrés.  

Estudios recientes señalan que la presencia de plantas en los espacios de trabajo, mejoran la atención, la concentración y la serenidad. También reducen la polución ambiental y el polvo. Por supuesto, no todas las plantas hacen la misma función.

En Feng Shui se evitan los cactus o plantas espinosas y se recomiendan las plantas verdes de hoja redonda o algunas plantas grasas.

Formas y colores

Al Chi no le agradan las formas angulosas ni los bordes afilados. Para deslizarse armoniosamente, prefiere los ángulos redondeados, las formas ovaladas o circulares. En cuanto a los colores, huye de las estridencias y de las tonalidades fuertes.

El azul y el verde, por sus características Yin favorecen el descanso y el sosiego. Colores Yang como el amarillo mejoran la vitalidad y elevan la autoestima.

El negro está asociado a un color de sabiduría y se le atribuye el don de transformar las energías negativas.

El gris, recoge parte de la sabiduría del negro y se considera un color de conocimiento que favorece la serenidad y la autoridad.

El blanco es color de energía positiva, el que simboliza la pureza y la claridad. Sin embargo, el blanco puro debe ser matizado con un toque de un color Yin que suavice su potencia Yang. El color rosa se relaciona con el amor maternal y el optimismo.

El color púrpura, lila o violeta contribuye a crear espacios de inspiración y de concentración mental.

El azul claro favorece el sueño y protege de la depresión. El azul oscuro genera seguridad y confianza.

El verde tiene propiedades sedantes y favorece la fecundidad. Se le atribuyen propiedades contra la fatiga y los desarreglos nerviosos.

El rojo es un color muy energético que aporta vitalidad y disminuye la fatiga.

Distribución de espacios

Según el Feng Shui, trabajar de espalda a la pared proporciona protección y seguridad. En la distribución de espacios hay que tratar aprovechar al máximo la luz solar. Es conveniente evitar la mesa de trabajo frente a una pared, puerta o ventana.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies