ÍNDICE DE CONTENIDOS

  1. Turismo Accesible para Todos (TAT)
  2. Requisitos legales
  3. Quiero hacer mi hotel accesible
  4. Accesos para todos a todo

1.- Turismo Accesible para Todos (TAT)

Los hoteles adaptados a minusválidos, también llamados hoteles accesibles, tienen cada vez mayores oportunidades para atraer y fidelizar clientes

Si hasta hace poco este tipo de hoteles estaban asociados a las categorías de lujo, en la actualidad, un hotel abierto a todo tipo de huéspedes, incluidos los que presentan algún tipo de discapacidad, pueden ser establecimientos encantadores con tarifas menos exclusivas.

Viajar por razones familiares, de salud o de negocios ya es habitual en personas que de modo circunstancial o crónico presentan algún tipo de limitación física. Pero, sobre todo, el ocio y el turismo se han convertido en actividades habituales en nuestra sociedad, abiertas a todas las personas, independientemente de su edad, de si tienen algún tipo de discapacidad y de su grado de autonomía, capacidad de comunicación o movilidad.

El concepto Turismo Accesible para Todos (TAT) es un concepto que no permite excluir a ningún colectivo. La oferta de alojamiento que incluye este concepto obliga a adoptar determinadas medidas en el diseño del establecimiento que redunda en beneficio de todas las personas, sin excepción.

Este tipo de diseño, que podemos denominar “Diseño para todos”, permite crear nuevos productos y servicios dirigidos a los segmentos más amplios de público, en todo tipo de circunstancias.

En suma, el Turismo Accesible para Todos (TAT) responde a la mentalidad inclusiva de nuestra sociedad, que lo considera un derecho inherente a las personas, lo que lo convierte en un vector de inclusión social, incrementa las opciones de negocio y la calidad de la oferta turística.

2.- Requisitos legales

La legislación que regula las condiciones por las que un establecimiento de hostelería puede considerarse hotel de Turismo Accesible a Todos (TAP) viene determinada por dos líneas normativas: la normativa hotelera y las Leyes de Accesibilidad.

Normativa hotelera. La regulación de las instalaciones hoteleras y sus características son competencia de cada Comunidad Autónoma. En las normativas de algunas Comunidades se exige una disponibilidad mínima de habitaciones adaptadas a personas con discapacidad.

Leyes de Accesibilidad. Las leyes de accesibilidad también están reguladas por cada Comunidad Autónoma. En ellas se determinan los requisitos en cuanto a la accesibilidad que deben tener los edificios de uso público, como son los hoteles.

 3.-Quiero hacer mi hotel accesible

Los consultores a los que hemos tenido acceso cuentan que cada vez es más frecuente la asistencia a empresarios hoteleros que se interesan en transformar su establecimiento en un encantador hotel de Turismo Accesible a Todos.

Muchos empresarios de hostelería observan que la accesibilidad es percibida por el público como un derecho y esto constituye, por otro lado, una oportunidad de negocio.

“Muchos de estos empresarios se sorprenden cuando les explicamos las soluciones de accesibilidad para su establecimiento.

En contra de lo que esperaban, suelen ser soluciones simples, poco complicadas y menos onerosas de lo que en un primer momento creían”, nos dice Miguel Ángel Soto, un ingeniero del equipo de expertos de IDIF Soluciones, empresa que opera en el sector de instalaciones. Y añade: “Buscamos una solución a medida de cada establecimiento y nos guiamos por una triple condición, la dignidad de los usuarios, su seguridad y su autonomía.”

En efecto, muchos de los hoteles que han acometido reformas de Turismo Accesible a Todos (TAP) han resuelto muy eficazmente los retos técnicos y estéticos que inicialmente se plantearon.

Sin embargo, antes que las rampas de acceso, las actuaciones en puertas, ascensores y pasillos, es preciso plantearse la relación con el cliente, lo que abarca desde el trato al cliente hasta los protocolos de información y señalización.

4.- Accesos para todos a todo

La accesibilidad es una parte importante de los estudios de reforma de los establecimientos hoteleros que aspiran a convertirse en un centro de Turismo Accesible a Todos (TAT).

El concepto de accesibilidad no solo se limita a las estructuras internas del establecimiento, también a facilitar a los clientes el acceso a áreas de interés en las proximidades.

Facilitar el acceso a una playa, a un museo, a un centro comercial o a un mercado puede aumentar las posibilidades de facturación a corto plazo y, por efecto de la fidelización, consolidarlo a largo plazo.

Muchas veces, la accesibilidad tiende a entenderse como una mera solución arquitectónica para las personas que usan silla de ruedas. Sin embargo, el concepto de accesibilidad, tiene aquí mayor amplitud y debe incluir a personas con déficit visual o auditivo.

Facilitar a estas personas avisadores acústicos o lumínicos les permite acceder a una vía de comunicación que puede ser útil en caso de emergencia o para avisar de cualquier suceso corriente.

En lo que se refiere a la accesibilidad física, esta empieza con el acceso al establecimiento, que salvo en escenarios considerados patrimonio histórico que no se puede modificar, se tratará de establecer una misma vía para todos los clientes y evitar así un acceso exclusivo para las personas de movilidad reducida y otra para el resto.

Otro aspecto importante son las rampas, que deberán tener un ancho mínimo de 120 cm. diseñada con directriz recta o levemente curva, con un máximo de pendiente de 10% para tramos de hasta tres metros de longitud. Hasta seis metros, el máximo de pendiente será del 8%; y hasta 9 metros del 6%. Una pendiente superior al 10% causa muchas dificultades por las personas en silla de ruedas y pueden producir el vuelco de la silla.

Se considera que la distancia máxima que puede tener una rampa son 9 metros. De tener más longitud se deberán habilitar rellanos intermedios de la misma anchura que la rampa.

El pavimento deberá ser antideslizante. La revisión de las instalaciones para su adecuación de accesibilidad continuará con escaleras, puertas, ascensores y pasillos.  Mención aparte merecen las habitaciones con cuartos de baño independientes, los aseos comunes y otras áreas del establecimiento como cafetería, restaurante o salas de reuniones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies