ÍNDICE DE CONTENIDOS

  1. 1 Necesidades de pavimentación en suelo industrial
  2. 2 Requisitos del pavimento industrial
    1. 2.1 Suelo ignífugo
    2. 2.2 Suelo limpio
    3. 2.3 Suelo limpio
  3. 3 Tipos de suelos industriales
    1. 3.1 Suelos de epoxi
    2. 3.2 Suelos de poliuretano
    3. 3.3 Suelos de poliuretano y cemento
    4. 3.4 Suelos de salas blancas

1.- Necesidades de pavimentación en suelo industrial

Lo que genéricamente se entiende como pavimento industrial, es el tipo de suelo que se aplica a una instalación que puede acoger muchos tipos de actividad. Fábricas, obradores y almacenes, pueden desarrollar tareas que requieren un detenido estudio para determinar el tipo de suelo más apropiado.

Sin necesidad de incrementar los costes de la instalación, se pueden evitar accidentes, ahorrar costes de mantenimiento y mejorar la movilidad de los operarios y de la maquinaria, con el consiguiente reflejo en el incremento de la productividad. En definitiva, se trata de encontrar el pavimento más adecuado para el mejor desarrollo de la actividad.

Por el contrario, la instalación de un pavimento poco adecuado va a causar gastos innecesarios debido a su rápido desgaste o deterioro y causará no pocas molestias a la actividad diaria de la instalación, lo que obligará a nuevos y onerosos dispendios.

En definitiva, la elección del suelo industrial adecuado para el cometido de la industria significa mejora de la productividad, ahorro en el mantenimiento y garantía de durabilidad.

2.- Requisitos del pavimento industrial

Según las particularidades de la industria, las exigencias del pavimento pueden tener en cuenta algunas características concretas.

2.1.- Suelo ignífugo

Algunas industrias, dependiendo de su actividad y de las características de sus instalaciones, necesitan suelos resistentes al fuego con baja emisión de humos, autoextinguibles y no tóxicos.

Este tipo de pavimento, por tanto, impide la propagación del fuego, neutraliza la combustión de materias inflamables y evita la toxicidad del humo. Es, por tanto, un requisito importante para que protege a los operarios, la maquinaria y las mercancías almacenadas en las instalaciones.

2.2.- Suelo limpio

En casi todos los espacios industriales existe la tendencia a acumular polvo y suciedad. Algunos suelos son más adecuados que otros a minimizar tal acumulación. Esto tiene su repercusión en su limpieza regular que, según los casos será más costosa si hay mayor acumulación de suciedad.

Aquí también es importante señalar el resultado que ofrecen los suelos continuos. Éstos evitarán la acumulación de suciedad en las juntas al carecer de ellas. 

2.3.- Suelo resistente

Este requisito hace referencia a las propiedades del suelo en cuanto a impermeabilidad, antideslizamiento y resistencia a impactos y abrasión. Las dos primeras propiedades son importantes como prevención de accidentes laborales.

Un suelo impermeable y antideslizante mejora la seguridad y la rapidez en la movilidad de los operarios y en el desplazamiento de la maquinaria y evita bajas laborales. La resistencia a impactos es otra característica importante en el pavimento.

En una instalación en la que se trabaja con maquinaria es muy difícil que no se produzca algún impacto contra el suelo, como la caída de una herramienta o el desprendimiento de un componente de la maquinaria, entre una multitud de causas. Esto tiene como resultado un boquete o irregularidad en el suelo y el consiguiente dispendio en su reparación.

Además de la resistencia a los impactos, el pavimento industrial ha de ser resistente a la abrasión y a las altas temperaturas producidas por la fricción. Esto es especialmente importante si en la instalación se trabaja con maquinaria pesada o existe el riesgo de que puedan verterse productos químicos agresivos.

3.- Tipos de suelos industriales

Existe una amplia gama de pavimentos para dar la solución adecuada a cualquier tipo de actividad industrial. A continuación, vamos a tratar las opciones principales.

3.1.- Suelos de epoxi

Estos suelos se componen de resina epoxi y son muy utilizados en el sector industrial por sus prestaciones. Una de sus características principales es que no presenta juntas, por lo que tanto las tareas de limpieza como de mantenimiento se simplifican enormemente.

Son suelos antideslizantes, lo que lo hace especialmente adecuado para industrias que trabajan con productos líquidos o con una elevada humedad.

Esta propiedad tiene un efecto significativo en la prevención de riesgos laborales porque evita deslizamientos, caídas y golpes. Tiene propiedades ignífugas con la incorporación de determinados aditivos que retrasan el avance del fuego. También presentan una elevada resistencia a los impactos y a la abrasión.   

3.2.- Suelos de poliuretano

En contraste con la resina epoxi, los suelos de poliuretano suelen instalarse en aparcamientos y otros espacios a la intemperie por su alta resistencia a los rayos ultravioleta UV o en cámaras de congelación por su capacidad para resistir grandes cambios térmicos.

Los pavimentos de poliuretano también presentan una gran resistencia a la fricción, a la abrasión y a los impactos. Son fáciles de limpiar y permiten aplicar todo tipo de colores y elegir el acabado mate o brillante. Otra característica importante es su adherencia al cemento y al hormigón.

3.3.-   Suelos de poliuretano y cemento

Con la combinación de estos dos materiales se obtiene un pavimento de gran resistencia y durabilidad. Es una de las mejores opciones para la industria farmacéutica o alimentaria.

 Su alta resistencia a los agentes químicos le permite resistir los rigurosos tratamientos de desinfección con poderosos agentes químicos que estas industrias emplean en virtud de las normativas de higiene que estas instalaciones deben cumplir.

Resisten con igual solvencia los vapores a presión, los cambios bruscos de temperatura o los agentes químicos más agresivos.  Por lo tanto, son muy fáciles de limpiar y son impermeables.

3.4.- Suelos de salas blancas

Las salas blancas son recintos que necesitan de un extremado grado de pureza ambiental. Estos pavimentos suelen instalarse en quirófanos, pero también en la industria electrónica, en la farmacéutica y en la cosmética.

El extremo grado de higiene que se exige a estos espacios debe conjugarse con la atención que requieren las emisiones de compuestos orgánicos moleculares y la contaminación biológica. La composición de estos pavimentos se basa en la resina, material libre de polvo que evita las adherencias y es muy fácil de limpiar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies