Verano, el mejor momento para pintar tu casa

Es la mejor época del año para pintar nuestra vivienda, por eso antes de emplearnos a fondo te mostraremos los materiales que vas a necesitar y te aconsejaremos sobre tipos de pinturas para paredes y puertas.

  1. ¿Por qué el verano?
  2. Los preparativos
  3. La acción

1.- ¿Por qué el verano?

Probablemente, el verano es el mejor momento para pintar la casa. Cuando hemos preguntado por qué tantos hogares toman la decisión de pintar paredes y puertas en verano, la cantidad de motivos es abrumadora. «No están los niños», «En verano, antes de las vacaciones mi pareja y yo hacemos jornada intensiva y podemos controlar mejor todo el lío de mover muebles, cortinas y alfombras», «Siempre pintamos en verano y así empezamos el curso con otro decorado, como si todo fuera nuevo».

En efecto, pintar la casa tiene sus inconvenientes, pero una vez recupera la normalidad, puertas y paredes están nuevas. la luz parece más alegre y más limpia y eso tiene su influencia en el estado de ánimo de sus moradores que iniciaran el nuevo curso con una casa renovada.

2.- Los preparativos

Decide los colores y la calidad de la pintura

Una vez asumida la decisión de pintar la casa, viene la primera cuestión; decidir los colores. ¿Puedo pintar toda la casa del mismo color? Pues sí, pero has de pensar que cada estancia, cada rincón de tu casa tiene sus propias características con arreglo a su ubicación y su uso. Por otra parte, no es aconsejable emplear la misma calidad de pintura en espacios más expuestos a la intemperie, o a la grasa, como en la cocina, o a la humedad, como es el baño. Así pues, la decisión de calidades y colores debe hacerse en función de los espacios, sus usos y características.

La lista de materiales

  • Papel o cartón para el suelo. Siempre preferible al plástico por su capacidad absorbente.
  • Trapos o rollo de papel cocina. Elemento auxiliar de indiscutible utilidad. Para limpieza de utensilios, para evitar contacto con la pintura, etc.
  • Rollo de plástico. Muy útil para cubrir muebles, objetos decorativos y otros objetos que no es preciso retirar, pero es conveniente proteger. También pueden hacer la misma función algunas mantas viejas.
  • Cinta de carrocero. Nos sirve para delimitar el área de pintado y proteger enchufes e interruptores.
  • Cubo y bayeta. La respuesta más expeditiva si se produce algún derramamiento de pintura de cierta consideración.
  • Guantes. De látex (antibacterianos y antifúngicos) o de nitrilo (antialérgicos).
  • Mascarillas desechables. Evitan aspirar el polvo y los efluvios de las sustancias químicas que contienen las pinturas.
  • Ropa adecuada. Pueden utilizarse monos de papel o ropa vieja desechable para protegerse de manchas y salpicaduras. 
  • Disolvente. Sólo hay que anotarlo en la lista de materiales si empleamos esmaltes o lacas. Servirá para la limpieza de pinceles y para diluir la pintura.
  • Pinceles y brochas. Para pintar y repasar pequeñas áreas, para delimitar zonas
  • Rodillos. Aquí es importante elegir bien. El rodillo más adecuado para las pinturas más comunes, las pinturas plásticas al agua, el más conveniente es el de lana sintética. Si la pared es porosa, mejor un rodillo de lana larga. Si la pared es lisa, mejor que la lana sea corta.   

La pintura de las paredes

La primera pintura en la que hay que pensar a la hora de hacer la lista de los materiales necesarios para ponerse manos a la obra es la pintura de imprimación, aunque no siempre es necesaria.

Esta pintura prepara la superficie para la aplicación de la pintura definitiva. Cubre la pintura anterior y corrige las pequeñas imperfecciones que pueda presentar la pared.  

La pintura plástica al agua es la más conocida y la más utilizada en interiores. Puedes emplear una pintura monocapa, algo más cara, pero te evitará tener que añadir capas a la primera mano.

En el baño puedes emplear una pintura antihumedad que soluciona las manchas de agua y moho con su efecto impermeable. También puedes emplear una pintura vinílica anticondensación que, además del baño, te puede ser útil en la cocina.

Las pinturas estructuradas son unas pinturas espesas, basta una pasada de rodillo o brocha para que la superficie quede totalmente cubierta y ofrece un acabado de fino relieve, parecido al estucado.

La pintura de las puertas de madera

Para puertas, marcos y otros objetos de madera, también puedes elegir entre una variada gama.

La pintura plástica con resinas acrílicas, secan rápido y son lavables.

La pintura de esmalte sintético requiere de disolvente para diluirlas y limpiar los restos que hayan podido dispersarse. Es una pintura muy resistente que necesita largo tiempo de secado.

Los esmaltes al agua, también aplicables en paredes, son solubles en agua y de secado rápido.

La pintura chalk, basada en el carbonato de calcio, es un recurso novedoso para pintar objetos de madera y se puede aplicar a puertas, marcos y muebles. Para su completa fijación necesita de la aplicación de una cera. La pintura chalk da estos objetos un acabado vintage. Su éxito ha dado lugar a versiones de este tipo de pintura para paredes interiores y exteriores en donde no es preciso el acabado en cera.

¿Satinado o mate?

Los acabados satinados dan una apariencia más suave y lucen mejor con el paso del tiempo; dan a la superficie un poco de brillo y resisten mejor la suciedad. El mate no precisa de tantas manos de pintura y ocultan mejor los desperfectos de la superficie donde se ha aplicado; sin embargo, envejecen antes y no son tan fáciles de limpiar.

Tratamiento de fisuras

Antes de agarrar brochas y rodillos conviene una buena preparación de las paredes. Es preciso limpiar las fisuras, liberarlas de los restos de pintura de anteriores aplicaciones y enmasillar.

Cuando la superficie esté completamente seca, pasaremos al lijado para darle una completa regularidad. Y ahora sí, ya está lista para pasar el rodillo.

Que no falte pintura

Que nos quede vacío el último bote de pintura cuando la pared está a medio pintar es un contratiempo evitable. En los botes de pintura se da una referencia orientativa de su rendimiento en superficie. Esto también dependerá de la porosidad de la superficie y de la imprimación que hayamos podido aplicar previamente.

 3.- La acción

Los expertos recomiendan empezar por los zócalos y dejar que la pintura esté completamente seca antes de continuar por la pared, lo que puede significar un día entero.

Se recomienda empezar a pintar la pared por su parte superior e ir bajando. Si el color de la pintura que estamos empleando es claro, se necesitarán dos manos.

Hemos de evitar dar la segunda mano de pintura mientras la primera no se haya secado completamente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies